cabecera aqui blog

Superlucho compró muebles y alfombras extranjeros y caros para el que fue su ministerio

AddThis Social Bookmark Button

De sábado a sábado 529

Superlucho compró muebles y alfombras extranjeros y caros para el que fue su ministerio

Remberto Cárdenas Morales*

Cinco ejemplos para conocer bien a Luis Arce Catacora (LAC), presidente electo de Bolivia y que será posesionado el 8 de este mes.

1.

El entonces Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, llamó a una reunión a los funcionarios de esa cartera de gobierno y sin explicación de motivos propuso…, en realidad ordenó:

“Señores, tienen 15 días para elaborar un plan para construir el socialismo en Bolivia. Concluye la reunión”, espetó ante la sorpresa de los asistentes.

Minutos después, alguien que conoce a Superlucho desde sus estudios en la UMSA les dijo a sus colegas: No hay que hacer nada porque Arce no nos pedirá nunca ese plan que propone que redactemos.

Así ocurrió, los funcionarios no elaboraron ese plan para construir el socialismo en esta tierra que merece otros gobernantes…, y Arce nunca lo reclamó.

2.

En otra ocasión, el que en ese momento era Gerente General del Banco Central de Bolivia (BCB), militante en otro tiempo del PS-1, en nombre del ministro Arce convocó una reunión en instalaciones del BCB para organizar una tendencia política y partidaria destinada a influir en el gobierno. Cochabambinos que pertenecieron al PS-1 llegaron autoconvocados desde la ciudad del valle a la sede de gobierno, pero cuando intentaron ingresar a la reunión con Luis Arce, la guardia se los impidió tras constatar que sus nombres no estaban entre los nombres de los convocados por el Ministro, de modo que los autoconvocados retornaron a sus casas no sin antes protestar.

Uno de los asistentes convocados les contó que en ese encuentro sobre todo circularon anécdotas.

Mejor para nosotros, los autoconvocados, que no asistimos a esa reunión con Arce, pese al tiempo perdido y al dinero que gastamos, fue el comentario que nos resumió nuestra fuente informante.

3.

Los medios de difusión del Estado propalaron los supuestos aciertos del gobierno de Juan Evo Morales Ayma, tanto que su Ministro de Economía aseguró que la economía de nuestro país estaba blindada.

Morales, en un mensaje-informe en un aniversario del llamado Estado plurinacional, difundió otra mentira: Bolivia es el país más fuerte de la región.

Apoyado en esas mentiras, un funcionario del ministerio responsable del área económica del gobierno dibujó y difundió por las redes sociales un Superlucho con el perfil de Superman.

Pocos días después, Arce dispuso que se retire ese personaje de las redes sociales, con el añadido de que el empleado lo había dibujado y difundido sin su autorización.

Superlucho, cual Superman, de cuyos discutibles méritos acumulados en el Ministerio de Economía y Finanzas se habló durante la exitosa campaña electoral del masismo, quizá fraudulenta además, sigue vivito y coleando.

En esta publicación virtual asumimos el o los fraudes en un sentido abarcador. Fraude también es mentir sobre los aparentes aciertos económicos del gobierno de 14 años.

Un ejemplo clarificador: La principal ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) dijo en una visita a La Paz: El crecimiento económico en Bolivia se debe a los precios favorables de las materias primas en el mercado internacional.

4.

Durante una movilización de los jubilados por una mejora en sus rentas, pedido que hace cada año ese sector de la población llamado pasivo, el viceministro del área, Mario Guillén, informó al entonces presidente Morales que había una posibilidad de atender la demanda, pero la respuesta que recibió fue: “a esos, ni un centavo”. Arce ministro nada hizo para que se adopte una medida destinada a cubrir la necesidad de los jubilados

A esos “ni un centavo, ni un centavo”, Guillén calló, y calló su jefe inmediato, el ministro Arce Catacora.

El Jefazo ya había dictado cuánto debía hacerse en esa materia.

5.

Es necesario que recordemos que para el nuevo edificio del ministerio de Economía se compraron muebles importados (de una empresa multinacional con sede en Brasil) y el intento de comprar nada menos que alfombras persas.

Los dos artículos resultaron caros para el país, pese a que debía acatarse un recorte de gastos públicos anunciados por el Gobierno por la crisis emergente de la caída de precios de hidrocarburos y de otros rubros

Cuando le preguntaron a Luis Arce por qué no se compraron los muebles de carpinteros bolivianos y alfombras más baratas, el interpelado respondió que “los funcionarios tienen derecho a tener bienes e inmuebles dignos. No podemos comprar cualquier cosa”.

Entonces hubo plata para esos derroches, pero el entonces Ministro de Economía y el Presidente en funciones les negaron un bono a los discapacitados, a pesar de las normas constitucionales, que en ese caso se acataron pero no se cumplieron, como en la Colonia española.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 296

Visitas

17082879
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
3853
7798
42816
183333
17082879