cabecera aqui blog

Plantean 4 vías para fortalecer el actual sistema de pensiones

AddThis Social Bookmark Button

Las rentas excesivamente bajas exigen recaudar recursos adicionales

JUBILACIÓN Entre otras medidas, un experto sugiere la creación de un fondo estabilizador con un porcentaje de las Reservas Internacionales Netas del país.

 

 

Los trabajadores buscan que el Fondo Solidario suba las pensiones de vejez de los jubilados. (Foto: Archivo Página Siete)

El problema del actual sistema de pensiones estriba en que hay una marcada diferencia entre los salarios actuales que perciben los trabajadores activos y la pensión de vejez que recibirán al jubilarse. 

Con la última Ley 065 se ha intentado resolver esta grave dificultad o brecha, para evitar que se perciba una renta de vejez mínima, al crear un Fondo Solidario (FS) que compense esas jubilaciones, pero sólo para dos sectores, los mineros y los “no mineros” —o de otros sectores laborales—, a partir de salarios de 5.300 y 4.000 bolivianos, respectivamente. 

La COB y sus sectores movilizados protestan para lograr que el Gobierno ceda e incluya a más beneficiarios, pero eso podría poner en riesgo la vida del FS, estimada entre 35 y 40 años, porque un mayor número de beneficiarios hará que se agoten con mayor rapidez sus recursos. 

Alberto Bonadona, experto en pensiones, considera que la creación del FS ha sido positiva, pero tiene cuatro propuestas para consolidarlo. 

Bonadona propone que se modifique la escala del aporte solidario. En la actualidad, quien gane más de 13.000 bolivianos está obligado a efectuar un aporte al FS. Y debe hacerlo según una escala acumulativa: 1% sobre el excedente de un salario de 13.000 bolivianos; 5% sobre el excedente de un sueldo de 25.000 más el 1% anterior y, finalmente, 10% sobre el excedente de un ingreso de 35.000 bolivianos más el 1% y el 5% anteriores. 

Por ejemplo, si un empleado gana 15.000 bolivianos, el aporte para el FS se obtiene de calcular el 1% del excedente de 2.000 bolivianos, que son 20 bolivianos. 

Bonadona propone que ese aporte se incremente progresivamente un 0,25% por cada mil bolivianos adicionales de ingreso, a partir de 12.000 bolivianos, de tal modo que quien gane 13.000 bolivianos contribuya al FS el 1% de mil bolivianos; el que perciba 14.000 deberá pagar el 1,25% sobre 2.000 bolivianos y el que gana 15.000 deberá dar el 1,5% sobre 3.000 bolivianos y así sucesivamente.
 

Según el experto, esta nueva escala es más progresiva, lo cual consiste en gravar más el sueldo del que percibe más a partir de un ingreso de 13.000 bolivianos. 

El efecto es que la recaudación del FS será mayor que la actual y los beneficios se ampliarán a más personas de la “generación sándwich”, es decir, a aquéllas que están entre el antiguo sistema de reparto y el de capitalización o cuenta individual. 

Otro fondo

Bonadona también sugiere la creación de un nuevo fondo intergeneracional, que se rija bajo el principio de que los trabajadores activos aportan para los jubilados de hoy, pero con la seguridad de que recibirá el mismo tratamiento. Sólo así el carácter solidario se profundiza. 

Este aporte laboral, según el experto, tiene que ser complementado con contribuciones patronales, lo cual garantiza que se contará con dinero para la jubilación de más personas. 

El especialista plantea que el FS sea reconvertido en un fondo tripartito con aporte estatal, para que el FS cuente con más recursos y beneficie a un mayor número de personas de la “generación sándwich”, quienes hoy reciben pensiones bajas con respecto a los salarios que ganaron durante sus años como trabajadores activos. 

Un fondo de estabilización

La cuarta propuesta del experto en pensiones Alberto Bonadona es la más polémica. 

Propone la creación de un fondo de estabilización del sistema de pensiones. 

¿Con qué recursos contaría este nuevo fondo ? Sugiere que se destine una fracción de las Reservas Internacionales Netas (RIN) para este propósito. 

El presidente Evo Morales, en sus intervenciones públicas, ha informado que las RIN superan, en la actualidad, los 14.000 millones de dólares. De hecho, el Gobierno financia a las principales empresas del Estado con estos recursos. 

En otras palabras, Bonadona plantea que un porcentaje de las RIN, resultantes de la bonanza económica actual originada en el aumento de las cotizaciones de las materias primas, se destine a las rentas de vejez de los bolivianos. 

“permitiría recibir tasas de interés equivalentes o superiores a las que paga el Estado en sus emisiones de bonos soberanos, que llegan al 4,8% al año”, explica el experto. 

Como en todo fondo, en esas operaciones de inversión no se tocaría el capital , sino se usaría la rentabilidad de las inversiones en títulos-valores calificados para obtener más recursos para la jubilación. 

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 334

Visitas

24602109
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
3727
7816
16132
188177
24602109