cabecera aqui blog

Anota violaciones de derechos humanos en Venezuela y sugiere ampliar investigación

AddThis Social Bookmark Button

De sábado a sábado 401

Informe de la ONU

Remberto Cárdenas Morales*

El Informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas (ACDHNU), afirma que en Venezuela se violan derechos humanos: a la vida, salud, seguridad, alimentación, trabajo, educación; así como derechos individuales y colectivos de pueblos indígenas; de mujeres y de los migrantes.

Sin embargo, el mismo Informe propone ampliar la investigación para establecer responsabilidades y/o descartarlas, respecto de las denunciadas ejecuciones extrajudiciales, nada menos que de más de 7.500 personas.

Además, circula el rumor de que ese Informe habría sido redactado por funcionarios estadounidenses.

En tanto que los venezolanos, con marchas, han rechazado ese Informe, conocido también como Informe Bachelet, por la expresidenta de Chile y actual Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Aquel rumor y el rechazo de venezolanos a ese Informe, por supuesto, en nada lo invalidan.

Asimismo, es una ligereza considerar que ese documento equivale a una condena de la ONU a la Revolución Bolivariana. Sin embargo, una verdadera revolución en el mundo actual es más indefendible si sus dirigentes (venezolanos), en vez de ayudar al esclarecimiento de los hechos señalados en aquel Informe, toman medidas o recurren a la omisión para encubrir.

Sobre las más de 7.500 supuestas ejecuciones extrajudiciales, que es lo que más se destaca, los gobernantes venezolanos deben ser los que incluso lancen iniciativas, aunque en ese documento no se recomendara ampliar la investigación, pero, expresamente, se propone esa averiguación.

Allí se demanda, también, garantizar la libertad de las personas y evitar el uso abusivo de la justicia para perseguir, procesar y apresar a los opositores.

La libertad de los presos políticos es otra sugerencia del Informe que comentamos.

Junto con este grupo de derechos violados o presuntamente violados, se aconseja la disolución de organismos de seguridad o al menos la reorganización de aquéllos y, expresamente, se solicita la exclusión de esas labores de los civiles que, aunque sean chavistas, no debieran ser empleados en labores represivas y/o de seguridad.

Sobre la alimentación, en el Informe se asegura que los gobernantes, cada mes, distribuyen alimentos a los que apoyan a la Revolución Bolivariana y se aparta de ese beneficio a los no chavistas o sospechosos de opositores al régimen.

Algunos contrarios al proceso venezolano concluyen en que allí los chavistas tienen asegurada la alimentación y los opositores padecen la carestía de una crisis económica, a la que también se refiere el Informe Bachelet.

La gravedad de esta denuncia apunta a una cuestión esencial de una revolución.

Una revolución tiene que producir o comprar alimentos, en este caso, para todos los venezolanos. Y sólo durante calamidades los gobernantes deben asegurar los alimentos, gratis o pagados, y sólo temporalmente.

El trabajo debe ser el que garantice la alimentación para los habitantes de un espacio en el que se extiende una revolución.

El asistencialismo nada tiene que ver con un proceso revolucionario si de veras es liberador.

Lo dicho por el Informe de NU sobre la alimentación, para los chavistas y nada para los opositores, tiene que ser esclarecido, entre tanto, seguirán creciendo las dudas respecto de la injusticia que es aquella condenable práctica de garantizar la alimentación de los “revolucionarios” y prolongar el hambre para los que se oponen a la Revolución Bolivariana de Venezuela.

Los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas: al territorio y a la tierra, a la autodeterminación, a la consulta, a la vida autónoma con la biodiversidad que saben administrar, es otro de los capítulos del Informe Bachelet.

El respeto, difusión, promoción y restitución de los derechos de las mujeres, es otro reclamo del Informe.

Un requerimiento urgente de ese documento es la atención a los pedidos de los migrantes, que se calcula suman cerca de cuatro millones de personas.

La crisis económica merece ser enfrentada sin más demora, añade el Informe, la que se agrava, según los dirigentes venezolanos, por las sanciones que impone la Administración Trump a los venezolanos.

Y, por lo dicho en el Informe de la ONU, está más claro que aquella crisis afecta especialmente a los empobrecidos de Venezuela.

Este comentario es, asimismo, portador de la solidaridad con el pueblo venezolano, en cuyo beneficio deben ser repuestos los derechos conculcados y tienen que ser dados los pasos que demanda el Informe Bachelet para conseguir el esclarecimiento que falta en la patria de Bolívar sobre las violaciones de derechos humanos.

*Periodista

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

12208651
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
5677
5419
5677
103434
12208651