cabecera aqui blog

¿La economía boliviana perdió su blindaje del que habló el ministro Luis Arce?

AddThis Social Bookmark Button

editorial de Aquí 264

La crisis de Brasil tendrá “un efecto negativo en el crecimiento económico de Bolivia”, afirmó el ministro de Economía y Finanzas Públicas de nuestro país, Luis Arce Catacora, para el suplemento Inversión del diario paceño Página Siete, el domingo 26 de este mes.

Esa afirmación contradice, creemos, otra afirmación suya, hecha durante su primer mandato ministerial, ocasión en la que sostuvo que la economía boliviana tiene un blindaje que la mantiene liberada de una crisis.

La una y la otra son medias verdades que subinforman y desinforman sobre nuestra realidad.

Los neoliberales —a los que Arce Catacora no les acepta crítica alguna a su gestión— explicaban que la economía que ellos imponían, por mandato de los organismos económicos internacionales, era afectada por la crisis que llegaba a Bolivia desde fuera. En el caso que comentamos cabe una precisión: La baja de la compra de gas natural, por Brasil, de Editorial de Aquí 264

¿La economía boliviana perdió su blindaje del que habló el ministro Luis Arce?

La crisis de Brasil tendrá “un efecto negativo en el crecimiento económico de Bolivia”, afirmó el ministro de Economía y Finanzas Públicas de nuestro país, Luis Arce Catacora, para el suplemento Inversión del diario paceño Página Siete, el domingo 26 de este mes.

Esa afirmación contradice, creemos, otra afirmación suya, hecha durante su primer mandato ministerial, ocasión en la que sostuvo que la economía boliviana tiene un blindaje que la mantiene liberada de una crisis.

La una y la otra son medias verdades que subinforman y desinforman sobre nuestra realidad.

Los neoliberales —a los que Arce Catacora no les acepta crítica alguna a su gestión— explicaban que la economía que ellos imponían, por mandato de los organismos económicos internacionales, era afectada por la crisis que llegaba a Bolivia desde fuera. En el caso que comentamos cabe una precisión: La baja de la compra de gas natural, por Brasil, debido a la merma de la producción del país vecino es, pues, otra verdad a medias. La producción de gas en Bolivia tiende a rebajar, y son menores los precios en el mercado internacional. Incluso las reservas probadas de aquel recurso natural no renovable también son menos, según estudios últimos que han sido encargados por el actual gobierno del que Arce Catacora es un superministro, sin que se lo diga expresamente.

Aquel Ministro calla otra verdad: una crisis económica, como la criolla, obedece a factores propios del modo de producción que sigue siendo capitalista, dependiente y atrasado. Nosotros no esperamos que un ministro del régimen que encabeza Evo Morales sea autocrítico, porque esa cualidad no la tienen los inquilinos de la Casa Grande del Pueblo.

Sobre el supuesto blindaje de la economía boliviana—repetida por funcionarios y partidarios del actual gobierno boliviano—, hubo fundadas dudas o se rechazó esa interpretación errada del ministro Arce Catacora, porque se trató de una propaganda política, y como toda propaganda de ese carácter, era una mentira dañina a los intereses bolivianos.

Algo más: expertos han hecho notar que la exportación de gas de Bolivia hacia Brasil sólo representa el 12 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, los bienes y servicios que producimos.

Otro apunte útil: La entonces principal ejecutiva de la CEPAL, visitó Bolivia durante el primer mandato del presidente Morales y ella se encargó de aclarar que el crecimiento económico interno se debía a los precios elevados de las materias primas en el mercado internacional, las que en ese momento (más que ahora) se las vendía sin valor agregado.

Arce Catacora admite, asimismo, que la balanza de pagos sufre una variación desfavorable a Bolivia y a otros países latinoamericanos. Agrega que esa descompensación es una herencia neoliberal, es decir, otros extraños tienen la culpa de los males que contaminan nuestra economía, en tanto que los operadores gubernamentales apenas lo registran, aunque Arce asegura que pronto será vencido ese revés económico.

Sobre este indicador de la economía boliviana es necesario recurrir al sentido común: Bolivia tiene menos bienes y servicios para vender a Brasil y este inmenso país vende mucho más a Bolivia. Esta realidad viene de hace tiempo.

Los dos indicadores económicos, señalados por el Ministro de Economía y Finanzas, desmienten al presidente Morales el que, dijo hace más de un año, que Bolivia es el país más fuerte de la región. Hemos advertido que, aunque esa mentira no fue reiterada, sigue como mentira en aquel mensaje presidencial, lo que de manera implícita y no expresa ha sido contradicha por Arce Catacora, el domingo 26 de este mes.

El funcionario público, principal administrador de la economía boliviana, ha vuelto a señalar que medios de difusión bolivianos forman un cartel de la mentira. Le respondemos que incontables mentiras o verdades a medias que referimos son dichas desde el gobierno y desde el Estado, mientras que los periodistas y los medios en los que trabajan lo que hacen es propagarlas.

Nosotros compartimos la afirmación siguiente: La política es una expresión concentrada de la economía, sin embargo, ésta influye sobre la política.

Los dichos del ministro Arce Catacora tienen contenido económico y político. Un desacierto o un acierto económico es a la vez un desacierto o un acierto político. En el caso del gobierno boliviano no hay excepción.

Agregamos que las medidas económicas del actual gobierno boliviano no cambian de ninguna manera el modo de producción capitalista, dependiente y atrasado de nuestro país. De modo que cuando Arce Catacora habla de que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional piropean al gobierno de Morales, lo hacen porque saludan que los gobernantes bolivianos administren aquella forma de producir bienes y servicios, porque así el sistema no sólo no está amenazado, sino que los ajustes de los que parlotea aquel Ministro, por ahora, aseguran la vida de la formación social boliviana, con los cambios reformistas y no revolucionarios, que sí existen aquí.

Esas reformas, por mucho que de ellas se ufane Arce Catacora, siguen como reformas que sirven a los empresarios grandes del país (criollos y transnacionales), a los propietarios medios (cocaleros, colonizadores, cooperativistas-empresarios mineros) y, a mucha distancia, a pequeños grupos arruinados del pueblo, como agricultores que pierden sus cosechas debido a los desastres naturales.

Debemos montar una doble guardia frente a funcionarios públicos como Arce Catacora: hacer lo que nos sea posible para evidenciar sus mentiras y descubrir lo que oculta.

Entre lo que se oculta, del comportamiento de la economía del país, hay mucho por decir, como por ejemplo, que los reales intereses del pueblo son mal atendidos o se los sacrifica en aras de los socios empresarios del gobierno.

Para el cierre, Arce Catacora, en la entrevista que motiva este comentario, saca pecho cuando difunde que los empresarios en Bolivia, en el proceso de cambios, ganan como no ocurrió antes. Tomemos nota de esa confesión.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

12423436
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
6831
9377
39574
130232
12423436