cabecera aqui blog

Intercambio de mentiras entre políticos en campaña electoral

AddThis Social Bookmark Button

Editorial de Aquí 265

Los últimos días, como si se tratara de una competencia, los políticos han propagado mentiras como parte de su actividad electoral.

—El presidente Morales ha dicho que se concentraron un millón de personas, en la primera proclamación de su candidatura, el 18 de este mes en Chimoré (Chapare). Debemos peguntarnos cuántos medios de transporte y qué tiempo se hubieran empleado para movilizar y desmovilizar a esa supuesta cantidad de personas. Ese dato, difundido por el Presidente, es propaganda política y electoral, y parece destinada a infundir aliento a sus seguidores, a señalar que los masistas y los que voten por Morales, incluso sin ser del partido de gobierno, tienen la capacidad de organización, unidad, movilización y apoyo a su candidato, cualidades de las que carecen los otros candidatos y los partidos y frentes que los respaldan.

La parte del mensaje más importante, enviado por el presidente Morales con el aparente millón de manifestantes en Chimoré, esperaría hacer creer que ese millón de personas son potenciales votantes en favor de Morales; votación con la que el mandatario quiere ser reelegido, por cuarta vez, con el 70 por ciento.

Pensemos, asimismo, que desde el llano (incluso desde el gobierno) calcular la cantidad real de asistentes en la localidad chapareña es muy difícil, pero no imposible.

—En medio de las movilizaciones de los cocaleros de Yungas en defensa de sus pertenencias cocaleras y de sus derechos políticos, según los afectados, masistas falsificaron una lista de presuntos cocaleros del norte paceño para que la Comunidad Ciudadana, que postula a Carlos D. Mesa a la Presidencia boliviana, los proponga como candidatos a la Asamblea Legislativa Plurinacional. Aquella lista falsa (mentirosa) es para dividirnos, declaró uno de los dirigentes cocaleros yungueños.

—Otra mentira, sobre el mismo candidato Mesa, fue lanzada por la diputada del MAS, Sonia Brito, la que afirmó que asesores del nuevo Presidente brasileño, Jair Bolsonaro, son ahora asesores de la Comunidad Ciudadana. Otra vez Mesa rechazó el aserto de Brito porque es una mentira, según él.

—Desde la oposición, el dirigente que dicen que “increpó” a Mesa en Santa Cruz, además de mocionar la articulación de un nuevo régimen político en Bolivia, aseguró que él y sus amigos han realizado encuestas y que sobre todo han conversado con cruceños, lo que les llevó a establecer que si no hay un candidato (y no dos) que enfrente al binomio Morales-García, en octubre próximo, estos candidatos oficialistas ganarán en aquella consulta, en la primera vuelta. Esta anticipación a los hechos tiene la forma y el contenido de una mentira.

—Un diputado, que fue de la organización política de Samuel Doria Medina, ha dicho que todo el fraude electoral está montado para que gane Juan Evo Morales Ayma. Incluso ha sugerido que no tendrían que realizarse las Elecciones de octubre. No agregó qué hacer si no hubiera elecciones en octubre. Dar por segura la victoria electoral de Morales, tiene los alcances de una mentira.

Medias verdades o el silencio, que son una manera de mentir, circulan en nuestro país cada momento, especialmente por las redes sociales.

Las mentiras comentadas otra vez deben convencernos de que, mientras sea más áspera la lucha electoral, las mentiras serán muchas más.

Esas mentiras, sin ser el único factor, hasta este momento de la campaña desacreditan las Elecciones Generales, lo que especialmente a los oficialistas en apariencia no les importa.

Es que al presidente Morales le interesa reproducir, a cualquier precio, el poder que ejerce para gobernar con sus socios de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), los medianos propietarios (cooperativistas empresarios mineros, colonizadores y cocaleros del Chapare) y, a mucha distancia, los trabajadores y gente del pueblo, cuyos dirigentes muestran que, lamentablemente, no tienen claro el lugar de sus verdaderos intereses. (Ha ocurrido en varios lugares del mundo que, en ciertos casos, incluso los obreros, caminan en contra de sus intereses reales).

Una yapa: La mentira jamás ha sido una técnica usada con legalidad y legitimidad ni por los trabajadores ni por el pueblo. Con la verdad tendríamos que comportarnos libres realmente porque la mentira, siempre, fue una herramienta de los patrones y sus organizaciones políticas para explotar y oprimir.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí Nº 270

Visitas

11842392
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
870
5786
27035
98413
11842392