cabecera aqui blog

Los poderosos derechos humanos de los privilegiados (Miscelánea palaciega 3)

AddThis Social Bookmark Button

Ricardo Aguilar Agramont*

Julio de 2018

Las perlas del extravío oficialista de la última semana y media son grandes. Quién sabe si fueron inspiradas por el aturdimiento que ocasiona el poder en demasía y el mucho tener. Primero que nada, están las joyas referentes al ministro de Gobierno Carlos Romero, si bien el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, diría más o menos así: “primero que nada, está el ministro Romero”.

Para Cáceres, un fundador que siempre pisa fuerte en el Movimiento Al Socialismo (MAS), todos deberíamos poner de nuestra parte y cuidar al desamparado ministro Romero (en el caso UPEA, Romero, como autoridad que dirige la Policía, fue responsabilizado por la muerte de Jonathan Quispe y se pidió su renuncia. El ministro negó tener participación en la muerte del universitario y dijo que no renunciará).

“Quiero expresar mi solidaridad al hermano Carlos Romero que viene sufriendo ataques de injurias, de calumnias, de insinuaciones, entonces dónde quedan los derechos humanos de los funcionarios públicos, mi llamado a la Defensoría del Pueblo, a las instituciones de Derechos Humanos porque lastimosamente se viene tergiversando, se viene desinformando a la población boliviana”, dijo Cáceres.

Los derechos humanos de las personas en situación de ventaja, privilegio, riqueza y poder parecen ser una de las grandes prioridades del gobierno del MAS (Véase Sentencia Constitucional 0084/2017, que apela al derecho humano a habilitarse para las próximas elecciones de una persona precisamente en situación de ventaja, privilegio, riqueza y poder).

Sin embargo, el tema se tornó resbaloso cuando Bolivia primero desacreditó el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que responsabiliza al Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, de las serias violaciones a los derechos humanos en su país y la muerte de 212 personas en las protestas de los últimos meses. Luego, Evo Morales se abismó valientemente por su amigo Ortega al decir en su cuenta de Twitter: “Ahora el pueblo nicaragüense está sufriendo una nueva agresión de EEUU, que en un afán golpista, está financiando grupos violentos y medios de comunicación.”

Más de 200 muertos son pocos para conmover al señor hermano don Morales y evitar que realice un espectacular clavado en una piscina de sangre dando vistosos giros inversos y otras piruetas antes de zambullirse.

¿Cómo se llega a tales desvaríos? Es difícil imaginar las distorsiones que provoca el poder. ¿Cómo será padecer una obnubilación tal que en donde todos ven un genocidio, una masacre sangrienta, una carnicería criminal de lesa humanidad que vuelve a Daniel Ortega idéntico a Somoza, Evo Morales ve una intentona golpista de EEUU?

Casi al mismo tiempo que Morales avalaba el genocidio, también criticaba la salida de Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. La salida de Washington sí conmovió al Presidente. “Imperialistas del mal”, quizá pensó para sus adentros indignado, impotente y furioso.

*Ensayista

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

11678667
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
6451
4843
6451
96431
11678667