cabecera aqui blog

Homenaje a Juan Uche Noé, el más joven héroe indígena

AddThis Social Bookmark Button

De los héroes indígenas del Tercer Milenio de la Era Cristiana

Mi querido, Juan Uche Noe, en este Día de los Difuntos, pienso en ti, cuando comenzabas a dar tus primeros pasos por la senda de la vida, con tan sólo 11 meses, te tocó ya enrolarte, junto a tu pueblo y tus padres en la epopeya histórica de la VIII Marcha Indígena en defensa del TIPNIS-Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Secure.

Quien diría 500 años después y, ya en el Estado Plurinacional Bolivia, la conquista de América no ha concluido, se sigue “colonizando” al indio, queriéndoles imponer una manera de ser y vivir, la extirpación de idolatrías (modo de ver lo sagrado) y apropiación arbitraria de su espacio y de su territorio sigue siendo política de Estado, se les sigue negando su derecho a existir como indio, indígena, “silvícola”. De manera que tú,  Juan Uche Noe, aún antes de nacer, y con 11 meses de vida estabas ya condenado a doblegarte o marchar en busca de la “Loma Santa” o el imperio de la “Tierra sin Mal”.

Tus padres, almas libres, nacidos en el monte, que conocían el sabor del bosque y del triste de destino de marginalidad y muerte de los indios sin territorio, ni identidad, a pesar de los riesgos, te enrolaron en la Marcha pacífica. Vanos fueron los cuidados de tus padres por preservarte, en cada parada de la Marcha, tu pequeña hamaca era colocada como trofeo, una marca de la presencia de una nueva generación que viene para quedarse. Tu hamaca siempre estaba protegida del sol, del viento, del agua y de los bichos. Por eso no les creas cuando una ministra del régimen colonizador, acuse a tus padres de irresponsables. Nada de irresponsables, lucharon para que después del vientre de tu madre, tengas un habitat sano, saludable y no la escoria marginal de colonizador.

Si mi niño, querían someterte, con los mismos argumentos que en 1548 esgrimía Juan Ginés de Sepúlveda para dominar a los pueblos indígenas:

“¿Qué cosa pudo suceder a estos bárbaros más conveniente ni más saludable que el quedar sometidos al imperio de aquellos cuya prudencia, virtud y religión los han de convertir de bárbaros, tales que apenas merecían el nombre de seres humanos, en hombres civilizados en cuanto pueden serlo”.

Por muchas causas, pues y muy graves, están obligados estos bárbaros a recibir el imperio de los españoles [...] y a ellos ha de serles todavía más provechoso que a los españoles [...] y si rehúsan nuestro imperio (imperium) podrán ser compelidos por las armas a aceptarle, y será esta guerra, como antes hemos declarado con autoridad de grandes filósofos y teólogos, justa por ley natural.

La primera [razón de la justicia de esta guerra de conquista] es que siendo por naturaleza bárbaros, incultos e inhumanos, se niegan a admitir el imperio de los que son más prudentes, poderosos y perfectos que ellos; imperio que les traería grandísimas utilidades, magnas comodidades, siendo además cosa justa por derecho natural que la materia obedezca a la forma”.

Así en el 2011 de la era cristiana, Roberto Coraite, Secretario General de la Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia-CSUTCB, en defensa de esa política de dominación del gobierno de Evo Morales a favor de las transnacionales decía:

“Hay que admitir las necesidades más urgentes, hay que diferenciarlas cuál da más beneficios a nuestros hermanos del Tipnis, la carretera o es que (prefieren) mantenerse en la clandestinidad, mantenerse como indigentes, mantenerse como salvajes por decir, cuál es más importante, yo creo que esas diferencias hay que admitirlas, si la carretera va llegar posiblemente la educación va llegar de manera inmediata, si la carretera va llegar también llegará asistencia en salud, hay compañeros que no conocen lo que es salud ni medicamento. Nuestros hermanos están en su legítimo derecho de cuidar la biodiversidad, pero el gobierno también ha dicho que quieren cuidar la biodiversidad”.

Todo un engaño como hace 500 años, para justificar la apropiación de tu territorio. Tu muerte no se debió a la falta de cuidado de tus padres sino a ese cerco de hostilidad que tendió el gobierno a la Marcha pacífica, al desprecio que tienen los servicios de salud  a la vida de los indígenas y la estrechez de mente de una médica burócrata de San Borja.

En este Día de los Difuntos, como ciudadana del Estado Plurinacional de Bolivia, me toca a mi rendirte un homenaje, a ti, y a todos los muertos del Secure y de la organización indígena del CPMB, con mucha vergüenza, debo pedirte disculpas, por ese cerco que tendió el gobierno a la marcha y a tu vida para que no existieras.

Eres un héroe porque tu sangre nos llenó de coraje a los marchistas. Recuerdo, la noche de tu muerte, doce pueblos  tocaron toda la noche de manera diferente los tambores, así íbamos procesando el mensaje de tu muerte; así tu sangre limpia, llena de ternura, nos fue entrando a todos los marchistas, que una vez más sabíamos que, a pesar de los 500 años la lucha seguía, tan fresca como el primer día, sin odios ni venganzas, pero con la seguridad que no nos resignaríamos a desaparecer como pueblos indígenas.

Que esta oración la reciban los montes, los ríos y todos los seres del TIPNIS, tierra sagrada, tierra amada que guardas en tu seno a nuestro niño héroe,

Juan Uche Noé.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 323

Visitas

15893152
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
7434
11312
34208
279294
15893152