cabecera aqui blog

El Cuetillo

AddThis Social Bookmark Button

Jaime Iturri

Jorge Cueto era puro corazón, quizá por ello, el miércoles, este órgano le falló y ya no está con nosotros.

 

Con él militamos luchando contra la dictadura garciamecista. Creo que de todos los militantes fue el que más veces fue preso en los dos años de oprobio. Pero él lo tomaba con filosofía y se reía al contarnos anécdotas como cuando cayó preso con un documento del partido y los tiras pusieron en su ficha: principal teórico del POR. O como cuando después de tantas detenciones y acercándose el fin de la dictadura uno de los torturadores le dijo: "señor Cueto, esto se acaba y quiero decirle que todo lo que pasó no fue personal (se refería, claro está, a la tortura), es más, seguramente ustedes van a subir algún rato al poder y pueden estar necesitando nuestros servicios "nosotros hacemos un trabajo técnico". Faltaba más.

El Cueto era insobornable hasta que se peleó con la mujer de Lora y éste mandó a que lo botaran. Pero aún así, Jorge siempre estuvo al lado de las ideas revolucionarias. Peleó a nuestro lado cuando nos expulsaron de la UMSA. Siguió combatiendo contra el neoliberalismo. Solidario e íntegro. Ya no veo a muchos así.

Abundan sí los/las oportunistas y los arribistas que nunca lucharon pero que ahora se suman al proceso de cambio. Si comentábamos esto con Jorge hubiera sonreído y nada más.

Como dice Alicia, que ardió con nosotros en ese fuego, poco a poco se nos están yendo nuestra juventud, los compañeros de aquellos tiempos, y los poetas que guiaron nuestros sueños, y eso nos llena de nostalgia.

Habría que escribir sobre esos años, sobre los sobresaltos, sobre los muchos sueños (algunos de ellos truncados, otros que los vamos cumpliendo ahora), sobre esa Bolivia de luchadores que recuperaron la democracia, que quisieron una mejor sociedad, donde cada uno de nosotros luchaba de acuerdo con su capacidad y donde cada uno reciba de acuerdo con su necesidad.

Habría que recopilar testimonios, por ejemplo, de las mujeres mineras que voltearon al tirano Banzer, sobre los dirigentes mineros, sobre luchadores como Asencio Cruz que prefirió la mina a la universidad y que se quedó como minero cuando tantos y tantos camaradas se acogieron al retiro después del 21060.

O la lucha contra la democradura, contra los "izquierdistas" de oropoel que se aliaron a los dictadores e implementaron el neoliberalismo que hizo más pobres a los pobres y más ricos a los ricos. Y habría que hacer novelas y cuentos, narrar esas luchas, las traiciones, los que siguieron en el camino. Sí, habría.

http://www.la-razon.com/version.php?ArticleId=131461&EditionId=2548

*Es periodista

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 334

Visitas

24229233
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
139
6011
67739
176641
24229233