cabecera aqui blog

De fascismo y de fachos criollos

AddThis Social Bookmark Button

Escrito por Vicuña (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. )?

Si algo causa repulsión al mundo civilizado —hablamos de todo tipo de civilizaciones exentas de cualquier tipo de colonialismo— es el fascismo. Los únicos que reivindican esta postura ideológica abiertamente son los radicales, los demás tratan de hacerlo usando el decorado repostero de la democracia formal liberal.

 

Tal es la repulsión que genera que es común el uso de esta denominación para aplicarla sobre otras propuestas políticas que afecten a los intereses liberales. El ladrón cree que todos son de su condición, dice la sabiduría popular a lo Sancho.?

Dicho esto, abordemos algunas percepciones que me sugiere la tapa del último libro de Juan Claudio Lechín, editado por Plural. Primero debo aclarar el uso del término percepciones, ya que no he leído el libro, ni pienso hacerlo; esto simplemente porque una vez leída La gula del picaflor es evidente que es un autor que escribe bonito pero no me agarra, tal vez porque me gusten los escritos que vayan más allá de las palabras simpáticas. Otro motivo es que algunas veces lo escuché por televisión opinando de política y me resultó menos interesante aún.?

El título dice, en letras amarillas sobre fondo negro, Las máscaras del fascismo: Castro, Chávez y Morales. Digno título de un libro de propaganda financiado por alguna institución "demócrata cubana" de esas que hay en Miami. Comparar a estos líderes latinoamericanos con Mussolini, Franco y el mismo Hitler (los grandes líderes del fascismo mundial) sería comparar al histórico dirigente laboral Juan Lechín Oquendo con Luis Arce Gómez, y eso que ese Lechín no era precisamente socialista, mucho menos comunista. Pero un libro siempre expresa lo que el autor cree o elucubra.?

De hecho, el fascismo, a partir de mi experiencia y lecturas, tiene tres componentes fundamentales: primero, un nacionalismo a ultranza que genera, además de un fanatismo histérico, un sentimiento de falsa superioridad sobre otras naciones; segundo, como consecuencia de lo anterior, genera una xenofobia rayana en la angustia de tener una sensación de falso peligro para la vida personal y familiar y; tercero, un culto exacerbado a la muerte mediante la violencia. Evidentemente estas características no las comparte ninguno de los líderes latinoamericanos de la tapa del libro en cuestión, si así fuera el joven Lechín no estaría vivo, o por lo menos no podría editar en Bolivia y lo haría, con mucho éxito, desde Miami o Washington.?

Veamos cómo actúa un fascista real, uno de esos convencidos de tener la verdad, me refiero al noruego Anders Behring Breivik, que decidió y logró matar a casi cien de sus compatriotas solamente porque eran militantes del partido laborista (es decir pensaban diferente que él). Este hombre treintañero sería un escandinavo común y corriente, pero que fue convencido por la propaganda que siempre destila la prensa amarilla y derechista, amplificando los mensajes de los políticos a quienes sirve.??El "matador noruego" odia la aceptación de los extranjeros que su país práctica (y que salvó la vida de miles de nuestros compatriotas exilados por el fascismo de Banzer y García Meza, cosa que creo que Lechín no recuerda). En consecuencia, también odia la multiculturalidad y la plurinacionalidad y el enriquecimiento humano que éstas traen. Obviamente odia a todas las organizaciones de derechos humanos y de protección a los más débiles (Hitler incluso mató a sus compatriotas por tener alguna deficiencia mental).?

Ése es el fascismo, el que rechazamos todos. Los que lo vivieron en la sangrienta Europa de los 30 y 40, y de los que lo vivieron en la dolida América Latina de los Banzer, los García Meza, los Pinochet, los Videla, fachos que encabezan la larga lista de los protegidos del todo poderoso país del norte. Quienes vivimos eso con resistencia patriótica sabemos qué es el fascismo, y ciertamente Castro, Chávez y Morales no son fascistas. 

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

14034693
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
1143
8408
48682
146781
14034693