cabecera aqui blog

Que Revilla responda

AddThis Social Bookmark Button

andrea aramayo álvarez

 Desde la acera de enfrente

María Galindo*

La Paz, Página Siete, miércoles, 07 de octubre de 2015

En la radio documental realizada por el programa la Loca Mañana este lunes, en la Dirección de Seguridad Ciudadana del Gobierno Municipal de La Paz, logramos meternos en el recinto del monitoreo de las cámaras de vigilancia que, dizque, garantizan la seguridad ciudadana.

Lo hice dedicando mi trabajo a mi hermana Helen Álvarez, quien hace una semana interpeló al alcalde Revilla solicitando, con lágrimas en los ojos, las imágenes de la cámara de vigilancia, colocada en la esquina 6 de Agosto y Pedro Salazar, de la madrugada del 19 agosto, cuando su hija fue atropellada por William Kushner Dávalos, que apretó el acelerador llevando a Andrea a la muerte en un caso que ha sido imputado como uno de los delitos más graves: el feminicidio.

Logré meterme en el cuarto de monitoreo —que dicen que es un área restringida— de contrabando y aprovechando un descuido policial, para lo cual soy probadamente hábil, y pude determinar con mis propios ojos lo siguiente.

La cámara de seguridad de esa esquina está funcionando y la noche del 19 de agosto estaba funcionando. Esa cámara tiene una rotación a cuatro ángulos y cubre toda la bajada donde murió Andrea, haciendo, además, un zoom a esa misma calle. La rotación por ángulo es de pocos segundos, por lo que habiéndose tratado de un hecho tan dramático, que supuso una larga discusión en el lugar, la cobertura televisiva, la presencia de bomberos, policía y ambulancia, es imposible que la cámara, que ofrece vigilancia y seguridad ciudadana, no haya captado imágenes claves e inobjetables para el esclarecimiento en detalle de lo ocurrido esa noche.

Revilla le dijo a Helen que él estaba de viaje —para variar— que a su regreso había pedido un informe y que le habían dicho que las imágenes fueron borradas porque no determinaron ninguna novedad en el lugar.

La versión del Alcalde es irresponsable, cruel, ridícula, pero, lo peor, sospechosa de encubrimiento de un crimen.

Estas imágenes están monitoreadas por al menos 10 de policías, como ellos mismos indican 24 horas, 365 días al año. El protocolo que sigue es monitorear y si no ha ocurrido nada, las imágenes se borran automáticamente cada 24 horas, bajo responsabilidad del ingeniero del gobierno municipal. Que si ha ocurrido algún hecho criminal, esas imágenes se preservan hasta que llegue el correspondiente requerimiento fiscal.

Si suponemos que los varios policías que monitorean esas cámaras —qué casualidad— esa  madrugada estaban durmiendo y habían hecho dejación de su trabajo —pues existen colchones y catres en la trastienda del recinto de monitoreo, lo cual no debería haber pues deberían ser turnos rotatorios que no impliquen descanso, sino vigilancia—, las cámaras han grabado esas imágenes de forma automática.

El atropellamiento de Andrea salió como noticia de portada en los noticieros de las seis de la mañana del miércoles, su muerte era titular en los noticieros de mediodía y en todo ese lapso de tiempo, cuando no habían transcurrido las primeras 24 horas del hecho, las imágenes no habían sido destruidas de acuerdo al protocolo que ellos mismos indican que tienen en la Dirección de Seguridad Ciudadana.

Esto hace suponer que el borrado de esas imágenes ha sido hecho por encubrir a William kushner Dávalos y no por una simple negligencia en la seguridad ciudadana de nuestra ciudad, lo cual es también un hecho grave.

La persona que ha posibilitado la eliminación de esas imágenes sabía lo que estaba haciendo, que es borrar las pruebas de un crimen y eso tiene responsabilidad penal. Si no las han borrado y las han escondido, exigimos públicamente nos entreguen esas imágenes.

Sospechamos que su destrucción ha sido fruto de un tráfico de influencias de la familia Kushner a través de la abogada que hoy los representa en el juicio, Aida Camacho, quien ha representado al GMLP en varios juicios.

Hemos visto recientemente cómo las imágenes de una cámara de vigilancia privada en Santa Cruz han esclarecido, de forma rotunda e inmediata, un crimen de violencia. Lo mismo hubiera ocurrido con las imágenes de la esquina 6 de Agosto y Pedro Salazar. ¿O es el centro de monitoreo de imágenes del gobierno municipal y toda la verborrea de la seguridad ciudadana otro centro de subasta de pruebas que se venden al mejor postor?

*Miembro de Mujeres Creando

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 334

Visitas

24252367
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
1767
9273
23273
199775
24252367