cabecera aqui blog

Reformar la Constitución Política

AddThis Social Bookmark Button

Hugo Siles Alvarado

El tema de los últimos días y seguramente de los próximos meses es el de la reforma a la Constitución Política para que el actual Presidente pueda postularse nuevamente el 2019, según él sólo hasta el 2025 ¿y quién le cree?, según la derecha opositora quiere perpetuarse y además argumentan que debe haber alternancia, claro no tienen otros argumentos.

Entrando en el tema, recordemos que Bolivia es seguramente uno de los países con la colección más grande de constituciones políticasacumuladas a lo largo de su trágica historia, amén de las reformas e interpretaciones que sufrieron muchas de ellas.

En Bolivia tenemos un vicio histórico, practicado por políticos y gobernantes de toda estirpe en el pasado lejano, en el pasado neoliberal y en el presente, todos quieren tener una propia que se ajuste a su medida, es decir, quieren que sus “actos” se enmarquen en lo que manda la Constitución, ¿qué locura, a quién manda la Constitución y quiénes cumplen con ese mandato? Creo que esa manía de cambiar la Constitución está asociada también con el hecho de que los bolivianos jamás mostraron el menor interés por construir una identidad nacional cumpliendo la leyes establecidas, si no nos gusta una ley la cambiamos, si lo que hacemos está mal para eso están los abogados, ellos tienen que arreglar las cosas, todos saben quién dijo eso.

Como no podía ser de otra manera, el actual gobierno, fiel a la manía histórica, ya tiene sus propios “éxitos”, hizo interpretar favorablemente (así nomás es) la Constitución en vigencia con el Tribunal Constitucional, que sin ruborizarse dictaminó que el señor Evo Morales podía postularse a las elecciones presidenciales del año 2014, el Presidente así lo hizo y, además, ganó ampliamente (no tanto como el 2009).

Claro, deberíamos aprender que en una verdadera democracia el pueblo elige a quien vea conveniente (en el lenguaje cotidiano, a quien le dé la gana), pero señores eso tiene que estar clarito en la Constitución, sin medias tintas. Desde la Vicepresidencia se manipuló para que masistas, pro-masistas, derecha-neoliberal y afines consensuaran la nueva Constitución Política, en la que todo cambia para no cambiar nada, esta no refleja el sentir del pueblo, lo que se aprobó en Sucre-Oruro fue tergiversado en los consensos de Cochabamba, sabemos quiénes participaron allí. Desde el inicio, los actores políticos principales del año 2006 tenían una consigna: boicotear la convocatoria a la Asamblea Constituyente Soberana, y así fue, se salieron con su gusto.

El actual gobierno como responsable directo de que se apruebe la Constitución Política en vigencia, debe ser el primero en cumplir, no puede manejar la vida del país a su gusto y antojo, es hora de superar los vicios históricos. El pueblo debe rechazar toda intención de reformar la misma, ya no queremos parches, queremos una Constitución que verdaderamente refleje los cambios y/o contribuya a transformar las estructuras políticas, sociales y económicas del país y eso se logrará solamente en una Asamblea Constituyente Soberana, donde todos los asambleístas sean elegidos por voto directo del pueblo. Si dicen: eso no es posible, entonces NO a la reforma constitucional.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 334

Visitas

24607648
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
4889
4377
21671
193716
24607648