cabecera aqui blog

¿Elecciones, para qué?

AddThis Social Bookmark Button
 
tribuna

Rafael Puente

viernes, 11 de octubre de 2019

Hace tiempo que no nos pasaba esto. Faltan 10 días para las elecciones generales y nos preguntamos para qué. Para empezar, ¿qué sentido tiene ir a votar cuando el binomio presuntamente ganador está descalificado por el referendo del 21 de febrero? Y el argumento del “derecho a ser elegido”, que plantea el Pacto de San José, no alivia la situación, sino que la agrava, ya que es un insulto a la inteligencia de la población…

Pero, además, nos encontramos, después de mucho tiempo, con que no hay autoridad electoral confiable. El llamado “Tribunal Supremo” Electoral es cualquier cosa menos Supremo. Varias de sus primeras autoridades se han visto obligadas a renunciar porque sentían que estaban siendo manipuladas (ahí el caso de Katia Uriona y Dunia Sandóval. Claro que sigue ahí Antonio Costas, pero vamos a ver hasta cuándo…). Por lo demás dicho Tribunal ha sufrido extrañas reuniones, incomprensibles despidos o destituciones y, a estas alturas, está visiblemente parcializado. 

De hecho, por las noticias y comentarios de prensa queda claro que el único partido que confía en el TSE es el MAS. ¿Casualidad? No lo parece. Más bien lo que parece haber es auténtica desesperación del MAS por mantenerse en el poder.

Recordemos las últimas tres elecciones en las que ganó Evo con cifras indiscutiblemente mayoritarias y confiables. Pero nadie expresó desconfianza respecto del Tribunal Electoral, confianza que ahora se ha perdido totalmente.

A esto se suman datos realmente preocupantes, como las 16.000 cédulas repetidas o aquel invento de las “elecciones primarias”, que aparte de ser una copia lamentable de otros países, culminaron en la ridiculez de que en cada partido había un solo binomio (inevitablemente ganador). Y de paso, el Estado va gastando plata de manera innecesaria, todo con la única explicación de querer aparentar “legalidad” electoral a pesar del 21F.

Nada menos que Gonzalo Lema, un ciudadano con experiencia en asuntos electorales y que además en su momento fue autoridad del MAS, acaba de afirmar —con preocupación— que se observa un inexplicable “acarreo de votos” (a partir de los últimos datos de circunscripciones electorales). Los dirigentes del MAS se contentan con afirmar que todas estas preocupaciones son “inventos” de la oposición. ¿Es acaso Gonzalo Lema portavoz de la oposición?

Hasta el embajador de Alemania ha expresado su preocupación por estas elecciones prácticamente sin Tribunal Electoral (ya que el que hay no es más que un apéndice del partido de gobierno).

¿Qué ha pasado? La única explicación posible es que efectivamente, como lo formulan interesantes investigaciones realizadas en universidades de Gran Bretaña y de Estados Unidos, “el poder crea daño cerebral”. Es decir, que al cabo de 13 años de acumulación de poder —además de poder total, con más de dos tercios en ambas cámaras— los cerebros de los poderosos ya no entienden los mecanismos de la democracia y parecen dispuestos a todo para seguir disfrutando de ese poder… A esto se suma la poca consistencia de las candidaturas de oposición (incluidos por supuesto los tres discípulos de Bolsonaro…).

Entonces, ¿ya no tiene sentido ir a votar? Sí lo tiene, no sólo porque en Bolivia el voto es obligatorio, sino también porque también el fraude tiene límites, primero por la larga experiencia electoral que tiene el pueblo de Bolivia, luego por la presencia de observadores extranjeros y, sobre todo, porque la mayoría de los ciudadanos, y ciudadanas no somos tontos. 

Por tanto, lo que sí podemos lograr con nuestro voto —a pesar del fraude— es que deje de haber una mayoría gubernamental de dos tercios, que para lo que ha servido hasta ahora ha sido para la subordinación total del “Órgano Electoral”, y del “Órgano Judicial” y, por supuesto, del “Órgano Legislativo”. Es a lo que podemos aspirar, ya que sobre la base de estos pequeños resultados cabe esperar que en 2024 podamos recuperar la democracia real y el valor de unas elecciones.

¡Ukhamau!

*Miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

12689019
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
8045
8380
39557
159392
12689019